¿Qué características tiene el deporte competitivo?

Competición wiki

Este es un extracto de Psicología del deporte para entrenadores, de Damon Burton y Thomas Raedeke.Una competición es una situación en la que el rendimiento de un individuo o equipo se compara con un estándar (Martens 1975). ¿Qué estándar utilizarán sus deportistas? Las comparaciones pueden hacerse con tres tipos de estándares: el rendimiento anterior de un atleta (autoevaluación centrada en el aprendizaje y la mejora); los rendimientos de otros competidores (evaluación social centrada en ganar o quedar en un lugar alto); y los estándares idealizados (puntos de referencia comúnmente reconocidos de rendimiento superior, como una milla de 4 minutos (1,6 km), un salto con pértiga de 20 pies (6,1 m), un triple-doble en baloncesto, o una carrera de 100 yardas (91 m) en el fútbol americano). Más adelante en este texto aprenderá cómo ayudar a los deportistas a reducir la ansiedad y mejorar el rendimiento centrándose en los objetivos de autoevaluación en lugar de en la victoria. ¿Está dispuesto a hacer esto, incluso en una situación competitiva? Este es el tipo de pregunta que su filosofía de entrenador le ayudará a responder.

Categorías deportivas

Describir las características del bádminton para determinar las necesidades energéticas, la estructura temporal y los movimientos del juego que indican el nivel de rendimiento. Utilizar los resultados para planificar el entrenamiento con mayor precisión.

Se estudiaron once jugadores de bádminton (media (DE) de 21,8 (3,26) años) con experiencia internacional de cuatro países diferentes (Francia, Italia, España y Portugal). Dos de los jugadores españoles fueron monitorizados en varios partidos, dando un total de 14 muestras, todas ellas durante el Torneo Internacional de España de 1999. La concentración de lactato en sangre se midió con un fotómetro de reflexión. Las frecuencias cardíacas máxima y media se registraron con un pulsómetro. La estructura temporal y las acciones durante los partidos se determinaron a partir de grabaciones de vídeo. Todas las variables se midieron durante y después del partido y se analizaron posteriormente mediante un estudio descriptivo.

Los resultados confirmaron la alta exigencia de este deporte, con una frecuencia cardíaca máxima de 190,5 latidos/min y una media de 173,5 latidos/min durante los partidos de más de 28 minutos de duración e intervalos de actuación de 6,4 segundos y de 12,9 segundos de descanso entre intercambios.

Por qué es buena la competición

Varios de los atletas más famosos del mundo tienen una cosa en común: han logrado actuaciones deportivas extraordinarias, como la consecución de varios títulos olímpicos y/o mundiales y récords del mundo, lo que les hace entrar en el exclusivo equipo de los mejores atletas del mundo.

Por otro lado, a pesar de compartir esta similitud, es fácil percibir que existen grandes diferencias entre ellos. Mientras que algunas de estas diferencias son bastante obvias, como el sexo, el país de nacimiento, la modalidad deportiva y la edad en la que alcanzaron el máximo de su carrera deportiva, desde el punto de vista médico, existen algunas diferencias relevantes que suelen ser menos comentadas o percibidas. Mientras estaban en la cima de sus carreras, estos atletas variaban considerablemente en relación con los perfiles morfológicos y fisiológicos, lo que probablemente se reflejaba en su aptitud física aeróbica y no aeróbica (flexibilidad, fuerza/potencia muscular, equilibrio y composición corporal). De hecho, cada atleta presenta atributos muy específicos, que cuando se asocian a varios años de entrenamiento de alta calidad, están estrechamente relacionados con sus destacados rendimientos deportivos.

Pros y contras de la competición deportiva

En la literatura de investigación actual existen tres enfoques diferentes para entender la competitividad: (i) una perspectiva psicológica en la que la competitividad se conceptualiza como un impulso innato y se considera un rasgo de la personalidad (Kayhan, 2003); (ii) otro punto de vista psicológico en el que la competitividad se entiende como un estado mental dinámico que impulsa a un ejecutante hacia la excelencia sostenido por las comparaciones sociales para ser mejor que los demás (Jones, 2015); y (iii) una perspectiva biológica evolutiva en la que la competitividad se considera a nivel conductual como la capacidad de utilizar los recursos en competencia con otros (Baldauf et al., 2014).

Desde la perspectiva teórica de la dinámica ecológica, la competitividad puede conceptualizarse como una restricción del rendimiento deportivo que influye en la aparición de los comportamientos competitivos de un deportista. A nivel ecológico, la competitividad es una restricción, resultado de la confluencia de las limitaciones del entorno, de la tarea y personales, que puede gestionarse durante el entrenamiento, por ejemplo, con reglas añadidas (por ejemplo, recibir el balón mientras se corre), limitaciones espacio-temporales (por ejemplo, distancias interpersonales cortas) o presión manipulada (por ejemplo, similitud técnica y táctica entre los oponentes). Pero una cuestión clave para mejorar la competitividad es que estas restricciones de tareas deben ser manipuladas para “empujar” a los jugadores más allá de los niveles de rendimiento actuales, de lo contrario el aumento de la competitividad tiene poca funcionalidad en los contextos de práctica representativos.

Entradas relacionadas